Para sexo servidoras 14 de febrero puede significar el doble de ganancias

“Tenemos mucho trabajo. Como que ese día se vuelven más caballeros. Piden hasta una cita, te llevan flores”: confesiones de una prostituta sobre San Valentín

Karina tiene 25 años y una sonrisa impecable y blanca. Si la ves por la calle jamás imaginarías que se dedique 100 por ciento al sexoservicio. Sabe que San Valentín es una fecha importante: “Tenemos mucho trabajo… hay que aprovechar”.Es delgada, no mide más de 1.60 centímetros de estatura. Es soltera, pero por elección, según dice. No tiene novio y por ahora no le interesa. Siempre ha escondido a sus parejas a lo que realmente se dedica, el oficio que ejerce hace más de cinco años.

 

La zona donde se intercambia sexo por dinero también tiene su propia fiesta el día del Amor y la Amistad. El trabajo se duplica para las trabajadoras sexuales, los clientes asisten perfumados y con sus mejores ropas, hay quienes les llevan hasta mariachis o incluso les pagan el doble por una cita de media hora.

O por lo menos así ha vivido el 14 de febrero Karina, una de las sexoservidoras que pasa sus días en el Centro Histórico en Puebla, en una de las casonas habilitadas como hoteles de paso.

Para las mujeres que laboran en estas casonas, aquellas que se autoexplotan y que niegan ser víctima de trata de personas, un día de San Valentín puede significar el doble de ganancias.

Cada servicio, de 15 minutos, puede ir hasta a los 500 pesos si se convierte en una cita romántica por el zócalo de Puebla. “Si es salida, es doble. Es como una cita”. En San Valentín se vuelven las novias de sus clientes, es muy distinto a lo que viven todos los días. En alguna ocasión le llevaron mariachis a una chica. “Les llevan sus detalles, con flores y hay de todo. Sí se ponen románticos. En especial los jóvenes. Los que son más jóvenes. Porque los más grandes ya no les importa si es 14. Les vale. Hay gente que sí hace cita”, expresa. Asimismo, la joven comentó que reciben el doble de clientes, por lo que hay que “aprovechar”.

* Diario Presente